Características del Estándar ANSI/ISA-101.01-2015: Interfaces Humano-Máquina para Sistemas de Automatización de Procesos

Revista InTech México Automatización
Edición Enero – Marzo 2019.

M. en C. y CCST Armando Morales Sánchez
Past President ISA México
elamoral@gmail.com

Resumen. A partir de la entrada de los Sistemas de Control Digital basados en microprocesadores, los procesos industriales han sido controlados por computadoras con pantallas diseñadas para ayudar al operador en el manejo y control de la planta y sus condiciones anormales.

La Interfaz Humano-Máquina (HMI) es el principal enlace y herramienta entre los operadores y los sistemas automáticos, ya que proporciona información y control sobre el proceso físico. Un HMI bien diseñado con desplegados (pantallas) fáciles de entender con opciones claras, provocará menos errores, aumentará la productividad, reduciendo el estrés de los operadores y evitará pérdidas significativas para la empresa. Desgraciadamente, en la mayoría de las ocasiones, las interfaces humano-máquina (HMI) han contribuido, por sus diseños deficientes, a aumentar los incidentes y accidentes, provocando resultados no esperados.

El comité HMI ISA101 se formó para establecer estándares, prácticas recomendadas e informes técnicos relacionados con las HMI, en aplicaciones de proceso industrial y manufactura. En Junio del 2010, el comité HMI ISA101, publico el primer borrador real, haciendo evidente la importancia del tema HMI. Finalmente el estándar ANSI/ISA-101.01-2015, fue aprobado el 9 de julio del 2015.

El presente artículo, hace un resumen de las características básicas del estándar ANSI/ISA-101.01-2015, incluyendo los principales puntos de atención para el desarrollo y diseño de HMIs.

Palabras clave: Interfaz Humano Máquina (HMI), Ciclo de Vida de la HMI, Pantalla, Consola, Cuarto de Control, Filosofía de la HMI, Sistema de Administración de Alarmas, Operador, Sistema de Control, SCADA, Manejo de Cambios.

INTRODUCCIÓN

Los sistemas de control, automatización y SCADA (Supervisory Control and Data Acquisition) aplicados en los diferentes procesos son fundamentales para las operaciones de los diferentes procesos. En todos estos sistemas digitales se utilizan las Interfaces Humano-Máquina (HMI). La HMI es la colección de hardware y software que se utiliza para monitorear e interactuar con el sistema de control y, en última instancia, con el proceso.

Las HMI son diseñadas con diferentes desplegados por personal de ingeniería, contratistas o integradores, que muchas veces, no tienen idea de la operación en planta. Esto provoca que los operadores padezcan y luchen contra un número alto de pantallas con cantidades enormes de información (variables analógicas y digitales de E/S, alarmas y cálculos, históricos, gráficos, tendencias, etc), provocando mala operación, un sistema de control poco confiable y respuesta lenta para cuando se presentan condiciones anormales en el proceso.

Desde junio del 2010, el comité HMI ISA-101, trabajó arduamente en el diseño del  estándar ISA101, y realizó que su publicación se realizó en julio del 2015.

El propósito del estándar ANSI/ISA-101.01-2015 es abordar la filosofía, el diseño, la implementación, la operación y el mantenimiento de las HMI para los sistemas de automatización de procesos, a lo largo de su ciclo de vida. Los objetivos generales del estándar son los siguientes:

  1. Proporcionar orientación para diseñar, construir, operar y mantener la HMI, para lograr un sistema de control de procesos más seguro, más eficiente para cualquier condición operativa.
  2. Mejorar la capacidad del usuario para detectar, diagnosticar y responder adecuadamente a situaciones anormales.

El estándar está organizado en nueve puntos. Los tres primeros puntos son de carácter introductorio. El punto 4 presenta el modelo de ciclo de vida de la HMI. Los puntos 5 a 9 proporcionan detalles adicionales para respaldar el ciclo de vida. El cuerpo principal del estándar (Puntos 4-9) presenta requisitos obligatorios y recomendaciones no obligatorias como se indica, aunque en México no es normativo y debería serlo. La figura 1 muestra los principales términos utilizados de la HMI y su relación.

GESTIÓN DEL SISTEMA HMI

De acuerdo al estándar, la HMI debe ser desarrollado y gestionado a través de un modelo de ciclo de vida; como se muestra en la Figura 2.

Las partes iniciales que se deben establecer, son los estándares del sistema que deberán ser creados y utilizados para establecer la base para el ciclo de vida de la HMI e incluyen: la filosofía de la HMI, la guía de estilo de la HMI y los kits de herramientas de la HMI.

Las etapas principales del ciclo de vida de la HMI son: el diseño, la revisión, la implementación y la operación. El ciclo de vida contempla dos puntos de entrada: el primero, para un nuevo sistema con cambios mayores en un sistema existente que puede incluir la migración desde una plataforma HMI heredada y el segundo, la creación o cambios de desplegados. Se incluye también, dos pasos de mejora continua: el primero, un ciclo entre el diseño y los estándares del sistema y el segundo, entre la operación y el diseño, reconociendo las mejoras al sistema específico en operación.

Figura 1. Términos seleccionados de la HMI y sus interrelaciones.

Los procesos de trabajo continuo son: Manejo de Cambios (MOC), auditoría y validación; los cuáles se muestran a lo largo de todo el ciclo de vida.

Figura 2. Ciclo de vida de la HMI.

Estándares del Sistema

La etapa de estándares del sistema del ciclo de vida incluye el desarrollo de: la filosofía HMI, la guía de estilo HMI y los kits de herramientas HMI.

El desarrollo de la Filosofía de la HMI, independiente de la plataforma, proporciona principios, guías y fundamentos conceptuales para el diseño de la HMI e incluye detalles sobre cómo se diseña y usa la HMI. Este punto debe alinearse con factores humanos, requerimientos funcionales de proceso y de usuarios, normas, lineamientos, prácticas de trabajo y modelos de seguridad.

El desarrollo de la Guía de Estilo de la HMI debe aplicar los principios y conceptos rectores de la filosofía de la HMI para proporcionar ejemplos de implementación y orientación. Este documento debe contener una descripción del comportamiento de los objetos principales, presentación (tamaño, color, etc.) e ilustraciones de posibles estados, secuencias de comandos o scripts.

El desarrollo del Kit de Herramientas de la HMI debe generar y documentar los elementos de diseño para usar dentro de la plataforma HMI: símbolos gráficos y elementos de soporte necesarios para implementar la guía de estilo de la HMI.

Etapa de Diseño

La etapa de diseño incluye el diseño de la consola, el diseño del sistema HMI, los requerimientos funcionales, de usuarios, tareas y el diseño de pantallas.

El diseño de la consola configura el micro-entorno del operador, de acuerdo al análisis de las cargas de trabajo, número de operadores, jerarquía de visualización. Este diseño incluye el número de monitores, los muebles de la consola, las consideraciones ambientales locales (iluminación, temperatura, sonido, etc.) y los equipos de la consola relacionados (teléfonos, botones de apagado, paneles anunciadores, radio, intercomunicadores, etc.).

El diseño del sistema HMI incluye la selección de la plataforma de control y el sistema operativo relacionado y la elección de los kits de herramientas HMI que se utilizarán en el sistema. Se considera adicionalmente, los conceptos de diseño de red, roles de usuario y seguridad, y otras interfaces de terceros, ya que afectan el diseño y la funcionalidad de la HMI.

Los requerimientos funcionales, de usuarios y tareas documentan los requisitos de la HMI, incluidas las funciones y los usuarios primarios responsables directos de la operación y los usuarios secundarios de apoyo a la operación o administración. Las tareas deben incluir consideraciones para condiciones de operación normal y anormal, ayuda en línea y fuera de línea, roles de usuarios con privilegios y soporte funcional. Para determinar los requisitos de la tarea es necesario efectuar un análisis jerárquico, en la línea de tiempo o de enlaces entre tareas o cualquier otro análisis avanzado, como  el análisis del trabajo cognóscitivo y el análisis ecológico.

Una vez que se definen los requisitos, se debe desarrollar un diseño conceptual de la HMI con información de los usuarios primarios y secundarios. Es relativamente común realizar una primera revisión de “diseño” donde se muestra el contenido básico, seguido de una revisión final con toda la información y la interacción entre los dispositivos completados. Para sistemas más complejos, una HMI efectiva puede requerir la revisión y refinamiento de los documentos de especificación del usuario en un proceso iterativo, paralelo al diseño. Para industrias altamente reguladas, se pueden requerir pruebas de validación específicas para esta etapa del ciclo de vida. La validación se logra y mantiene mediante la adopción de actividades de ciclo de vida continuo.

Etapa de Implementación

En esta etapa, la HMI se integra en el software y el hardware de la plataforma objetivo utilizando los resultados de las etapas anteriores (estándares y diseño del sistema). Los procesos específicos incluyen construir pantallas, consolas, prueba, capacitación, comisionamiento y verificación.

Para sistemas nuevos, es posible que la consola deba construirse antes de la prueba y capacitación final de la pantalla. La construcción de la consola incluye la instalación y configuración del sistema operativo y el software del sistema de control. También puede incluir un sistema de prueba que utilice el hardware de visualización final y los muebles relacionados.

La prueba debe realizarse al sistema integrado contra los requisitos tanto de operabilidad, como de rendimiento general. Las pruebas funcionales iniciales se realizan comúnmente en un entorno de desarrollo o fuera de línea antes o simultáneamente con la integración con el sistema en vivo. Es posible que se requieran pruebas reales integradas del sistema, antes de la puesta en marcha, según el nivel de personalización y el nivel de aceptación relativa de los objetos gráficos del kit de herramientas de la HMI. La prueba se debe documentar y puede incluir: planes de prueba, metodología, requisitos del plan de verificación, seguimiento de deficiencias, criterios de ingeniería de factores humanos y manejo de cambios.

Dependiendo de la complejidad de la aplicación HMI y del conocimiento del operador, la capacitación puede lograrse a través de la capacitación en el trabajo, o como parte de un proceso de capacitación más formal. La capacitación puede llevarse a cabo en un aula, en un sistema electrónico autodidacta, en un simulador de capacitación, en un sistema de desarrollo o en un sistema en vivo. La capacitación también puede ser necesaria para otros miembros del equipo operativo, incluido el mantenimiento y la ingeniería.

La puesta en marcha o comisionamiento es una prueba final con conexión del HMI al proceso, y verificación y documentación de campo (según sea necesario), para confirmar que se han cumplido todos los requisitos. Para algunas industrias altamente reguladas, se requiere un plan de validación específico, que puede incluir requisitos relacionados con las pruebas. Se debe establecer un plan de comisionamiento.

Las industrias reguladas pueden requerir planes de verificación específicos, antes de pasar a la etapa de operación. La verificación establece la confirmación, mediante evidencia objetiva, de que se han cumplido los requisitos del diseño. Los planes de validación pueden especificar la verificación de etapas específicas del ciclo de vida. El chequeo de la verificación, antes de la verificación final entre la comisión y la operación, se documentan en un plan de validación.

Etapa de Operación

Las actividades específicas de esta etapa incluyen la puesta en servicio, el mantenimiento y hasta el posible decomisionamiento o desmantelamiento:

Una vez que se finaliza el comisionamiento, se considera que la HMI está en servicio. Los cambios en la HMI se manejarán en el proceso de Manejo de Cambios.

El mantenimiento se refiere a la etapa donde se realizan cambios en la HMI, como las modificaciones al software del sistema operativo, la seguridad o la plataforma, correcciones a los errores existentes, modificaciones en el proceso o para admitir nuevas funciones. En esta parte se deben realizar las copias de seguridad en un intervalo programado regularmente y deben incluir todos los archivos del sistema de control necesarios para minimizar el tiempo de recuperación y el esfuerzo en caso de una pérdida (programas integrados, configuración del sistema de control y cualquier otro código de sistema de control necesario).

El decomisionamiento es la actividad que elimina la totalidad o parte de la HMI del servicio. Se debe establecer un proceso que incluya actualizaciones de cualquier documentación relacionada y puede requerir pruebas y capacitación, particularmente si otras partes de la HMI permanecen en servicio.

PROCESOS DE TRABAJO CONTINUO

Los procesos de trabajo continuo se presentan a lo largo de todo el ciclo de vida e incluyen las actividades de: Manejo de Cambios (MOC), Auditoría y Validación.

Una vez que la HMI está en servicio, los cambios en la HMI se manejarán con un proceso de Manejo de Cambios (MOC) que incluye la definición de las partes de la HMI que se cubrirán. Este proceso debe incluir la aplicación y el cumplimiento de los estándares del sistema (filosofía de la HMI, guía de estilo de la HMI y componentes del kit de herramientas de la HMI). En algunas industrias, puede ser apropiado usar un mecanismo de control de documentos para las pantallas personalizadas, como se puede hacer para otros aspectos configurables del sistema de control.

La auditoría es el proceso de trabajo que garantiza que la HMI se administre de acuerdo con el ciclo de vida y los estándares del sistema (filosofía de la HMI, guía de estilo de la HMI y kit de herramientas de la HMI). Se deben completar auditorías periódicas para verificar el cumplimiento. En industrias más altamente reguladas, se pueden requerir auditorías documentadas con una frecuencia de tiempo específica.

En algunas industrias y para algunos procesos, las auditorías son un requisito. Las industrias más altamente reguladas pueden requerir planes de validación específicos a lo largo del ciclo de vida de la HMI.

INGENIERÍA DE FACTORES HUMANOS (HFE) Y ERGONOMÍA

La aplicación correcta de los principios de Ingeniería de Factores Humanos (HFE) relacionados con las capacidades y limitaciones cognitivas y sensoriales de los usuarios de la HMI apoya un diseño efectivo de la HMI. Algunos puntos importantes de la HFE son:

  1. El diseño de la HMI debe ser compatible con las tareas principales de los usuarios de monitoreo y control de procesos y debe minimizar el impacto de las tareas secundarias.
  2. La HMI debe tener una “apariencia” coherente con conceptos de diseño coherentes para la visualización de la información y la interacción del usuario.
  3. La HMI debe basarse en los requisitos de la tarea y las necesidades del operador.
  4. La forma en que las funciones HMI deben ser intuitivas para el usuario.
  5. La HMI debe estar diseñado para soportar tareas relacionadas con todos los modos de operación comúnmente esperados, incluidas las condiciones anormales (por ejemplo, el manejo de alarmas).
  6. La HMI debe proporcionar información o controles apropiados para la tarea.
  7. La información se debe presentar en formas o formatos que sean apropiados para los objetivos del usuario.
  8. La información de respaldo debe estar fácilmente disponible para el usuario (por ejemplo, los procedimientos utilizados para poner en marcha un equipo o proceso por lotes, los procedimientos de respuesta de alarma o los manuales de usuario de la HMI, etc.).
  9. La terminología utilizada en las pantallas de la HMI debe ser coherente con las descripciones comunes del usuario.

El operador debe tener conciencia de las situaciones, lo que significas ser conscientes de lo que está sucediendo en el proceso, su estado y lo que puede suceder. La conciencia inadecuada de la situación ha sido identificada como uno de los factores principales en los accidentes atribuidos al error humano.

El diseño de la HMI debe incorporar principios de ergonomía que se basan en los límites sensoriales del usuario (por ejemplo, visual, auditivo) y una comprensión de los requisitos funcionales esperados del usuario, además debe tener en cuenta las limitaciones visuales de los usuarios para los entornos en los que se deben realizar las tareas relacionadas con el proceso y debe basarse en los entornos de trabajo esperados de iluminación, evitando la fatiga visual.

Para el color en pantallas, se debe utilizar un contraste diferencial y brillo apropiados. De acuerdo con la filosofía de alarma de la instalación y el estándar ANSI/ISA-18.2-2009, los colores utilizados para la presentación de alarmas deben reservarse y no deben utilizarse para ningún otro propósito. El color se debe utilizar de forma conservadora y coherente para denotar la información en toda la HMI. El color y/o el destello de los símbolos debe dirigir la atención del operador a situaciones de reciente desarrollo. El fondo de la pantalla debe ser un color insaturado o neutro (por ejemplo, gris claro) para limitar las distorsiones cromáticas y garantizar la prominencia de la información mostrada. Las combinaciones de colores de fondo y primer plano deben proporcionar suficiente contraste.

La densidad de la información de una pantalla debe basarse en la función o el propósito de la pantalla, atenuada por los límites de la percepción humana. Debido a los límites de la percepción y la cognición, solo se puede usar un número limitado de colores en las pantallas.

ESTILOS DE PANTALLAS Y ESTRUCTURA GENERAL DEL HMI

Los estilos de pantalla se refieren a cómo se presenta la información en una pantalla o parte de ella. La selección de un estilo de pantalla debe basarse en los requisitos funcionales determinados en el proceso de diseño de la HMI. La selección puede variar dependiendo de la interacción del usuario con la pantalla, la posición y tamaño del monitor y la c cantidad de información a manejar por el usuario.

El estándar presenta algunos estilos de pantalla y sus ejemplos de uso. Dentro de las principales se tienen: Lista, Proceso, Vista General, Vista General Funcional, Topología, Gráfica o Tendencia, Grupo, Monitor Lógico, Procedimientos, Video, Diagnóstico y Lista de Alarmas.

Es recomendable tener una jerarquía de pantallas para proporcionar al operador una vista estructurada de todo su alcance de responsabilidad, al tiempo que proporciona la capacidad de profundizar en mayores niveles de detalle y funcionalidad de control. El contenido de la información transmitirá niveles crecientes de detalle y enfoque. Se recomienda un máximo de cuatro niveles; el nivel 1 tiene el alcance más amplio y el nivel 4 tiene el alcance más específico. Aunque de naturaleza jerárquica, los niveles de visualización no están necesariamente alineados con una jerarquía de navegación que puede tener menos o más niveles.

INTERACCIÓN DEL USUARIO

Este punto se centra en los métodos de software y dispositivos de hardware que permiten a los usuarios interactuar con la HMI. Los requisitos de alto nivel para la interacción del usuario pueden definirse en la filosofía de la HMI y/o en la guía de estilo de la HMI. Los métodos de interacción del usuario incluyen: entrada de datos, navegación, prevención de errores, mensajería fuera del sistema y seguridad de acceso del usuario.

Los principios de diseño clave a considerar incluyen la consistencia en la ejecución de todos los modos de interacción, la retroalimentación oportuna para la entrada de datos y acciones de control, la interacción simplificada del usuario, el uso para la atención adecuada de los mensajes de error, uso limitado de métodos condicionales complejos y los métodos de entrada de datos.

La interacción del usuario debe diseñarse de manera consistente para acelerar la respuesta del operador. La presentación de los números debe seguir la resolución de formato decimal apropiada requerida por los usuarios para realizar sus tareas. El texto debe justificarse con la dirección de lectura normal para los usuarios. Las abreviaturas y acrónimos deben evitarse, a menos que sean parte del lenguaje normal del operador. No debe utilizarse subrayado para el énfasis, solo para hipervínculos.

Todas las entradas y efectos de un comando dado deben ser visibles para el usuario siempre que sea posible. Para los botones, el texto de la etiqueta del botón debe ser claro y asociado con el botón con la confirmación para la ejecución del botón.

Las ventanas emergentes deben diseñarse de modo que no cubran ni oculten partes importantes de la pantalla de la HMI. Si se utilizan múltiples ventanas emergentes, se debe tener cuidado para asegurarse de que el operador esté al tanto de la placa frontal que tiene el foco y la conexión a la entrada del teclado.

Los conceptos básicos de diseño clave para la navegación son el rendimiento, la coherencia y la intuición. Dependiendo de los requisitos del usuario, se deben proporcionar múltiples métodos de navegación para mayor robustez y para facilitar un acceso rápido y consistente a las pantallas. Los métodos de navegación incluyen símbolos gráficos en las pantallas, así como botones del teclado, entradas de menú, botones de la barra de herramientas, árboles de carpetas, pestañas y menús contextuales. Los tipos comunes de diseños de navegación incluyen: Jerárquico, relacional y secuencial.

Los métodos de navegación a considerar incluyen: hipervínculos incrustados, menús, árboles, pestañas, barras de herramientas, cuadros de mando, botones, menús contextuales, enlaces, comandos de voz y acoplamientos.

Se deben considerar las técnicas de prevención de errores y los pasos de confirmación para los elementos importantes. Los métodos para evitar errores no deben obstaculizar excesivamente la capacidad del operador para realizar cambios rápidamente.

El sistema HMI puede tener cierto nivel de seguridad específica de la aplicación HMI, incluyendo: inicio de sesión temporal, múltiples roles y privilegios, restricción de acceso y de contenido, uso de firmas electrónicas, notas de autenticación y uso de biometría.

El tamaño del dispositivo HMI debe tener en cuenta la cantidad de datos mostrados, los métodos de entrada de datos y la ubicación física en la consola, incluidos los dispositivos portátiles.

Los dispositivos de interacción incluyen, pero no se limitan a teclados, dispositivos señaladores (ratón, trackball, etc.), teclados personalizados, pantallas táctiles, controles de video, dispositivos de entrada de escritura a mano, entrada de voz, escáneres de códigos de barras, lectores RFID (identificación por radiofrecuencia), cámaras, pulsadores/conmutadores y algunos otros.

RENDIMIENTO

La efectividad de una aplicación HMI depende de la manera en que se estructuran las pantallas. El rendimiento general de la operación se ve afectado por el alcance de la responsabilidad del operador, la complejidad del proceso, la presencia de aplicaciones de control avanzado, el sistema de gestión de alarmas y otros factores.

Las interfaces están diseñadas para proporcionar comportamientos repetibles y tiempos de respuesta predecibles. Se requiere una rápida recuperación del proceso y la información histórica para minimizar cualquier demora en el suministro de información al operador que pueda ser necesaria para abordar una condición de operación anormal. En la mayoría de los casos, una pantalla debe presentarse y completarse completamente con datos en vivo en un lapso de 3-5 segundos.

En algunos casos, las pantallas pueden requerir tiempos de llamada más largos (por ejemplo, grandes conjuntos de tendencias, acceso remoto). En estos casos, estrategias como mostrar el gráfico y luego actualizarlo con la información a medida que llega le permitirá al usuario comenzar a procesar los datos antes.

CAPACITACIÓN

Los múltiples aspectos de un HMI pueden requerir capacitación para permitir un uso efectivo. Estos incluyen los aspectos logísticos de cómo interactuar con los objetos HMI, como interpretar símbolos gráficos, manipular elementos de visualización, identificar e interactuar con alarmas, eventos de proceso y secuenciación y navegar por las pantallas. La capacitación abarca al personal de operación, mantenimiento, ingeniería, administrador y de gestión.

CONCLUSIONES

Como se ha podido observar en el desarrollo del contenido de este artículo, el estándar ANSI/ISA-101.01-2015 es extenso y cubre todas las partes importantes de la HMI, desde la filosofía, la guía de estilo y el kit de herramientas necesarias para el diseño, la implementación y la operación del HMI, es decir el ciclo de vida de la HMI, pasando por los procesos de trabajos continuos que se hacen a lo largo del ciclo de vida y la mejora continua.

La idea general al revisar las características del estándar es mejorar los diseños de las pantallas cubriendo los modelos de pensamiento de los operadores y utilizando pantallas jerarquizadas que ayuden rápidamente al operador con el uso efectivo de colores en gráficos, esquemáticos, reportes y alarmas.

En algunos puntos del estándar se presentan requisitos “obligatorios”, que en nuestro caso específico en México, son recomendables más no obligatorios, por lo que se sugiere que estos puntos son los más importantes a considerar y cumplir cuando se efectúa el diseño de la HMI.

Este artículo es muy general y si se está interesado, se debe revisar a fondo cada uno de los puntos vistos. La idea general es sembrar la inquietud y dar a conocer a grandes rasgos, las características, alcance y puntos que contempla el estándar ANSI/ISA-101.01-2015.

Considero que este estándar es sumamente recomendable, aplicable y hasta obligatorio para todos los ingenieros que diseñan pantallas HMI. Se recomienda siempre hacer el diseño de las pantallas HMI bajo este estándar y algunos otras referencias como las enlistadas al final del artículo, con la consulta de especialistas y expertos que mejoren la eficiencia y desempeño del operador y sobretodo la seguridad del proceso.

REFERENCIAS

[1] ANSI/ISA-101.01-2015 Human Machine Interfaces for Process Automation Systems.

[2] ANSI / ISA-18.2-2016 Management of Alarm Systems for the Process Industries. [3] ANSI / ISA-84.00.01-2004 Part 1 (IEC 61511-1 Mod), Functional Safety: Instrumented Systems for the Process Industry Sector – Part 1: Framework, Definitions, Systems, Hardware and Software Requirements.

[4] Human-Machine Interface Design for Process Control Applications. Jean-Yves Fiset, ISA, 2009

[5] API Practice 1113, Developing a Pipeline Supervisory Control Center. First Edition, August 2007, Reaffirmed June 2012

[6] API Practice 1165, Recommended Practice for Pipeline SCADA Displays. First Edition, January 2007, Reaffirmed July 2012.

[7] NRF-226-PEMEX-2009, Desplegados Gráficos y Bases de Datos para el SDMC de Procesos, Rev. 0, 07 de junio de 2009

[8] PAS White Paper. Maximize Operator Effectiveness: High Performance HMI Principles and Best Practices, Version 3.0. Bill Hollifield & Hector Perez. 2017

[9] International Society of Automation (ISA), http://www.isa.org/

[10] PAS, http://www.pas.com/

ACERCA DEL AUTOR

M. en C. y CCST Armando Morales Sánchez. En Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica de la ESIME, IPN, Maestro en Ciencias en Ingeniería de Cómputo con Especialidad en Sistemas Digitales del CIC, IPN y es Técnico Certificado en Sistemas de Control CCST por ISA USA. Curso la Especialización de Ingeniería de Proyecto en Instrumentación y Control en el Instituto Mexicano del Petróleo IMP en 1981 Cuenta con más de 38 años de experiencia en Instrumentación y Control de Procesos. Laboro en el IMP por 35 años realizando actividades de ingeniería básica y de detalle, mantenimiento, configuración e instalación de instrumentación y sistemas de control digital (SCADA, PLC y SCD) en más de 25 Plantas Piloto y 4 Plantas Industriales. Durante 19 años fue profesor del Instituto Politécnico Nacional en la Ciudad de México en el área de Electrónica y Sistemas Digitales. Ha asesorado 20 tesis de licenciatura, 3 tesis de maestría y ha publicado 5 artículos internacionales y 14 artículos nacionales. Desde 1985 ha sido instructor de cursos de la ISA México, de 1985 a 1988 fue miembro del Comité Educativo, de 2009 a 2016 fue director de Capacitación de ISA México y en 2017-2018 fue Presidente de ISA México Sección Central.

 

0
Compartir:

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.